martes, 23 de enero de 2018

Mi planta de naranja lima - José Mauro de Vasconcelos

Libro vs película.

Por fin vuelve la sección que tuve que abandonar por tres meses debido a la ausencia de mi pc.
Seguramente no recuerden bien que esta sección la inauguré en octubre con la reseña de Misery click aquí para ver la reseña la cual contiene spoilers.
Además aclararles que aquí también encontraran spoilers, tanto del libro como de la película.
También hay una reseña sin spoilers de este libro, pueden encontrarla aquí.

Ficha de la película:

Título: Mi planta de naranja lima.
Año: 1970
Director: Sindoval Aguiar.
Interpretes: Julio Cesar Cruz, Henrique José Legal, Rubens Abreu, Maria Gladys, Catulo de Paula, Leilany Chediak, Jorge Luis Tranni, Jannet Chermont,                                                Julio Offacker, Eliza Fernandes y Aurélio Teixeira.
Duración: 107 minutos.
Género: drama.

Ficha del libro:
Título: Mi planta de naranja lima
Título original: Meu Pé de Laranja Lima
Autor: José Mauro de Vasconcelos.
Saga: sí.
Año: 1968.
Género: obra.
Editorial: El ateneo.
Sinopsis:
Mi planta de naranja-lima relata la historia de un niño que un día, de pronto, descubre el dolor y se hace adulto precozmente.
Las ensoñaciones, la picardía, el sufrimiento y la ternura del protagonista atraerán al lector desde las primeras páginas. Es un relato del Brasil de la pobreza más absoluta, pero, también, una novela llena de poesía. Como todas las obras de Vasconcelos, perdura en el tiempo porque su historia y sus personajes tocan el alma y constituye una lectura entretenida y apasionante que, al mismo tiempo, enseña valores.



Es una de las más importantes novelas de la nueva literatura brasileña. Ha sido traducida a más de treinta y dos idiomas, y adaptada para el cine y la televisión de en cinco oportunidades. Se han vendido más de diez millones de ejemplares en todo el mundo.


Desde su primera edición en 1968, se ganó un merecido lugar entre las obras más entrañables y queridas de América latina y del mundo. Un verdadero clásico.


Personajes:

meu pe de laranja lima
Zezé leyendo a la sombra de Minguinho o Xururuca.
José Mauro "Zezé" de Vasconcelos: será interpretado por Julio Cesar Cruz, él es un niño como cualquier otro con la excepción de que su familia es de origen humilde y por ello conocerá la pobreza y la tristeza de primera mano.
Aunque debido a esto el pequeño se saltará una etapa muy importante para cualquier niño de su edad, la infancia ya que se verá obligado a madurar de forma precoz, dejando los sueños y la picardía, a pesar de todo el sufrimiento, Zezé es un niño muy tierno.
La familia de nuestro protagonista se compone por su padre, Paulo de Vasconcelos del cual no tendremos ningún dato salvo que está desempleado y tanto en la adaptación cinematográfica como en el libro veremos que esto le causa un mal humor constante, por ende, se verá siempre muy irritable y generalmente veremos que se desquita con Zezé ya que es considerado el más travieso de la familia. 
Su madre, Estefania de Vasconcelos que está orgullosa de su descendencia indígena y trabaja en un telar, es una mujer alta, delgada, es morocha y su cabello es muy negro y liso, incluso este llegaba a su cintura.
Al igual que su marido veremos en ciertas ocasiones como rezonga a Zezé por ser como es y que siempre está causándole problemas por tener las simples actitudes de un niño de su edad.
Jandira es su hermana mayor.
Lalá que comenzará a trabajar como una obrera en la fábrica en la cual anteriormente su padre solía desempeñar tareas, y de esta forma poder ayudar a la familia.
Gloria, ella es la hermana que se encarga de mimar a Zazé ya que es la que lo defiende de los maltratos que recibe por parte de toda su familia.
Además es a la que veremos con mayor frecuencia cuidando de sus dos hermanos menores, Zezé y Luis.
Antonio, mejor conocido como Totoca, es el mayor de los varones, siempre busca sacar ventaja de todo.
Luis, el más pequeño de la familia a quién cariñosamente Zezé llama “El Rey Luis”.

Otros personajes muy importantes a lo largo de esta historia, serán Dindinha y el tío Edmundo, este último será quién le enseñe sobre cultura a Zezé y lo bautizó como “niño precoz”, pues aprendió a leer con tan solo cinco años a leer sin ayuda de nadie.
Manuel Valadares  también conocido entre sus amigos del bar en el cual suele parar a beber como el "Portuga" esto se debe a que es portugués.
Es un hombre de carácter fuerte que ingresará a la vida de Zezé luego de que este sea el único que se atrevió a treparse en el auto de Manuel cuando jugaban a "el murciélago", este juego consistía en treparse en la parte de atrás de un auto y pasear gratis, pero la alegría de el pequeño protagonista tuvo poco éxito cuando fue descubierto y golpeado por el mismísimo Manuel Valardes.

Intenté buscar más imágenes de la película pero no pude, supongo que es debido al año en la cual fue filmada y en la página que pude encontrar la película posee una calidad demasiado baja como para poder realizar screens y colocarlas en este post, lo siento muchísimo.
Continuemos.

ARGUMENTO.


Argumento de la película:

La película comenzará dando un paneo de Zezé jugando con su pequeño hermano, Luis, a uno de sus típicos juegos de niños, físicamente están en un terreno común y corriente con un pequeño lago y vida silvestre, sin abandonar el perímetro cerca de su hogar; pero en su imaginación es un zoológico lleno de animales salvajes, como por ejemplo las serpientes, los cocodrilos, monos, leones, etc.
Mientras Zezé guía a su pequeño hermano a través de este sitio imaginario veremos a sus tres hermanas, sentadas conversando sentadas en la escalera.
El joven protagonista aprovechó que sus hermanas se encontraban distraídas para hacer una travesura, comparando a sus hermanas con tres simios mientras comen naranja para continuar con su recorrido imaginario a través de ese maravillosos zoológico imaginario; para finalmente toparse con el gallinero en el cual habrá un montón de gallinas, para estos dos pequeños serán leonas y Luís querrá tocar a La pantera negra, que es el terror del jardín ya que ella arrancó diez y ocho brazos  y por ello decidieron encerrarla allí.
Este paseo se verá varias veces interrumpido por las preguntas y pedidos del pequeño Luis que Zezé muy amablemente contestará a lo largo del trayecto, incluso cuando se sientan a descansar y le veremos cantándole su canción favorita, "Casita pequeñita".
Zezé se encontraba tranquilamente cantando hasta que vio que sus hermanas  los observaban, como él ya intuyó cual era el plan de Yandira, su hermana mayor dejó de cantar para dirigirse hasta la escalera en donde se encontraban y se dejó castigar por esta.
Luego de este suceso veremos a el pequeño niño hablando con su tío Edmundo acerca de cuando podrá aprender a leer y cual es el método para conseguirlo. Ahí se puede intuir que Zezé posee un plan ya que continua hablando con su tío y le pregunta cuando cobrará su jubilación para realizar una propuesta, que el viernes, día en el que le pagarán, le compre un Rayo de Luna, un típico caballito blanco de madera. A cambio de este Zezé le prometió a su tío que lograría leer por cuenta propia, sin ayuda de nadie.
Minutos después veremos a Totoca y Zezé de camino a conocer la nueva casa a la cual deberán mudarse por los problemas económicos que atravesará la familia, durante el trayecto irán conversando acerca de la edad de la razón ya que el tío Edmundo se lo fue comentando a su sobrino ya que es un niño bastante precoz a la hora de adquirir conocimientos, a lo cual Totoca le responderá que el tío Edmundo es un bobo y siempre está metiendole ideas en la cabeza, a lo cual su hermano pequeño le retrucará que su tío es sabio y que él de grande desea ser como su tío, pero a diferencia de él usará una corbata de "moñito" ya que es utilizado por los poetas.
Por fin llegan a la casa a la cual se mudarán y Zezé le preguntará a su hermano mayor porqué deben mudarse a este nuevo lugar, a lo cual su hermano le dirá que mudarse siempre es bueno y que debería de dejar de ser tan curioso y preocuparse más por los problemas que ocurren dentro del núcleo familiar, el problema es que su padre debe tantos meses de alquiler que les están dando el desalojo y ahora todos en la familia deben trabajar para poder pagar la nueva casa a la cual deberán irse. Su hermano le dice que no piense en este asunto ya que él es muy joven y no debe de pasar por estas cosas y que él, por ser el más grande de los tres varones de la casa irá a ayudar a misa para poder aportar un ingreso al hogar.
Zezé se preocupa mucho por las "leonas" de la casa a lo cual Totoca con mucha paciencia y alegría le contesta que él se encargará de desarmar el gallinero y traerlo para la nueva casa, por ende, el zoológico seguirá estando para que Zezé pueda disfrutarlo junto con Luis.
Finalmente llegó el día tan esperado por Zezé, el viernes, Edmundo cobró y ya posee el caballito de madera que le fue pedido por su pequeño sobrino, pero antes de entregárselo por completo lo hace cumplir su parte del trato, leer sin ayuda de nadie; su tío tomará el periódico y buscará en el algo para que el pequeño pudiera leer, este supera la prueba sin ningún problema, su tío queda tan sorprendido que llama a Dindinha para que vuelva a leer el periódico delante de ella, a lo cual menciona que el mundo está perdido. Y su tío que está muy orgulloso de su pequeño le dice que va a llegar muy lejos ya que no es por nada que se llame José.
Luego veremos a Zezé jugando con un amigo, Biliquinho a las canicas o bolitas hablando sobre un lugar que todas las navidades les da juguetes a todos los niños sin importar quienes sean. Él decide que como ya es un adulto llevará a Luís, a lo cual su amigo se burla de él y le dice que no es grande, sino que es un enano.
El joven protagonista nos hará conocer la historia de toda su familia de primera mano, veremos que sus hermanas junto con su madre salen de un edificio mientras cargan al pequeño Luis y una de ellas lo amenaza diciéndole que si habla lo va a reventar.  Entonces Zezé comenzará a relatarnos que su madre parecía estar muy cansada y él sentía mucha lástima por ella ya que desde los seis años trabaja en una fábrica y por ende, nunca tuvo tiempo para ser niña, mucho menos estudiar y aprender a leer. El joven al escuchar esta historia se puso muy triste y por ello se prometió a si mismo que cuando fuese un poeta muy sabio recitaría sus propias poesías para que su madre las escuchase.
También como lo destacaron anteriormente la navidad estaba próxima y Zezé como cualquier otro niño deseaba que ocurriera un milagro por parte del niño Dios. Justo en ese momento veremos como parte de la familia ingresa a conocer la nueva casa por dentro y el protagonista junto con una de sus hermanas se dirige corriendo al fondo de la casa y todos comienzan a abrazar un árbol reclamándolos como propiedad de cada uno de los hermanos, Zezé cree que él ha quedado sin uno para él y va llorando a buscar a Godoia para que le ayude a buscar un árbol, allí es cuando ven a la planta de naranja-lima que está al final del jardín, aunque Zezé está triste porque quería un árbol grande.
Por eso se verá al joven sentado, un poco triste porque todos tienen su árbol grande y él no, allí es cuando el pequeño descubre que su planta puede hablarle, pero esto solo ocurrirá con él y se pondrá a conversar sobre muchos temas y además usará una rama de la planta para balancearse e imaginar que va en un caballo, Zezé queda tan contento que promete venir a verlo durante toda la semana ya que aún no se pueden mudar. Y esta escena finalizará con Zezé dialogando con Godoia sobre su nuevo amigo y que es mucho más bonito que cualquiera de los árboles que han elegido sus hermanos.
Otra vez volveremos a ver a José con Godoia, esta vez discutiendo para que ella los lleve hasta el casino que suele regalar juguetes todas las navidades para todos los niños, que fue lo que le comentó su amigo Biliquinho, a lo cual su hermana se niega ya que debe cumplir otras tareas. Esto termina en una típica discusión de hermanos y el protagonista decidirá llevar al pequeño Luis por su cuenta, por ello lo veremos preparando a su hermanito para la ocasión.
Godoia para quedarse más tranquila decide confiar a sus dos hermanitos con un cartero desconocido que afirma ir para el lado de el Casino. Con este extraño hombre hacen un par de metros ya que afirma que los dos pequeños están atrasando su servicio y decide abandonarlos a su suerte. Para la desgracia de Zezé el pequeño Luis se negará a caminar ya que está cansado y su hermano mayor deberá cargarlo, cuando llegan al Casino el reparto de juguetes ya ha terminado y no quedó nada para su pequeño hermano.
Decepcionado por no lograr cumplir su promesa para con su hermano pequeño el joven José creyó que sería buena idea sentarse a descansar mientras Luis le reprochaba que tenía sed, a lo cual Zezé, siempre tan sabio y considerado le contesta que pasarán por un bar a pedir un vaso de agua, el cual deberá de alcanzar para ambos. Como es un muy considerado y también un buen hermano mayor que es decidió que Luis no se quedaría sin regalo y le daría a su caballito de madera, Rayo de Luna, Luís, tal vez al entender el gesto de su hermano rompe a llorar y Zezé intenta animarlo diciéndole que los reyes no deben llorar, mucho menos en la calle, delante de las personas y entonces veremos como el protagonista también rompe a llorar, y el pequeño le pregunta porque llora, a lo que este responde que él si puede llorar, ya que es alguien que no sirve para nada y es muy pero muy malvado. El plano se cierra con el hermano mayor y el menor consolándolo.
También se verán escenas de la cotidianidad, en este caso se verá la cena de navidad con toda la familia de Zezé, una mesa con diez platos que está iluminada por un farol, se puede apreciar una cena triste, silenciosa, sin regalos ni motivos para celebrar, inclusive el propio Zezé la describe de una manera muy cruda para un niño de su edad.
A la mañana siguiente, a pesar de que Zezé era algo consiente de la situación en a que su familia se encontraba mantenía las esperanzas de recibir algo para navidad, algo que solo fuera para él y no tuviera que compartir con ninguno de sus hermanos, así que convenció a Totoca para ir a revisar sus zapatos pero la realidad volvió a hacer de las suyas y no había nada en los zapatos de el pequeño; este con toda la inocencia del mundo utilizó la frase "que malo tener un padre pobre", para su desgracia primeramente su hermano mayor lo retó y como si fuera poco su padre lo escuchó.
Por ello Zezé tomó la decisión de lustrar zapatos durante todo el día y así ganar un poco de dinero para poder hacerle un regalo a su padre, una caja de cigarrillos. Para mimarlo un poco el joven también le encendió el cigarrillo y se sentó a su lado, para luego disculparse por lo que dijo esa mañana y llorar en sus brazos.
Luego de este emotivo momento recordaremos que Zezé es un niño, por ende se lo podrá ver robando una de las medias de una de sus hermanas para hacerla pasar por una serpiente y así asustar a la vecina que viene en la calle. Esta broma tuvo éxito y veremos como el pequeño corre dentro de su casas para esconderse dentro de un cesto , creyendo así que estaría a salvo de la mano dura de su madre, pero este plan no funcionó y recibió su castigo.
Al otro día veremos a Zezé en compañía de su hermana para poder inscribirse en la escuela, aunque tuvieron que mentir con su fecha de nacimiento, ya que este aún no ha cumplido los seis años, luego de llenar su ficha y obtener el uniforme el protagonista se convirtió en un estudiante.
Veremos a el pequeño desempeñando sus típicas tareas de estudiante y junto con sus otros compañeros quedan impresionados ante el auto de Manuel Valadares, aunque quedó sumamente impresionado con un hombre que cantaba en la calle mientras tocaba su guitarra que se hacía llamar Chico Viola.
Zezé cree que será una buena idea acompañar a Chico Viola mientras este toca y canta sus canciones, mientras él reparte los folletos que este hombre vende.
El hombre acepta pero no puede pagarle con dinero pero a el joven no le importaba la paga, sino que buscaba aprender a cantar, y de paso conseguir algún folleto para su hermana Gloria. Este acepta.
Luego de que Zezé consiguió este empleo le vemos comentando con Xururuca sus planes para subirse en el auto de Portuga para lograr jugar al murciélago, este juego consiste en trepar a la parte de atrás de un coche y viajar gratis en este, pero el dueño, Manuel Valadares, le atrapa y lo baja de un tirón de orejas y unas suaves nalgadas, pero para la suerte de el pequeño Manuel es muy bondadoso.
Luego de esto Zezé se va enojado y muy avergonzado a la escuela, pero Totoca llega detrás de él y lo lleva a una pelea a la cual lo obliga a participar en su lugar.
A pesar del mal entendido de José y Manuel, este último le tomará cariño e incluso cuando le ve en la calle le tocará la bocina y le hablará, esto lo hará durante varios días e incluso Zezé lo comentará con Xururuca ya que es su única manera de desahogarse, incluso le cuenta las veces que suelen darle una paliza. Mientras habla con su amigo, el joven decide treparse al árbol de guayabas sin que nadie lo descubra y robarse algunas para poder disfrutarlas, pero algo sale mal, la vecina le ve, él logra escaparse pero se lastima el pie, al parecer es una herida grande, ya que se le ve rengueando; incluso el Portuga le ve y decide llevarlo a que lo atiendan debido a que la herida es demasiado grande.
Y desde este momento ambos se volvieron amigos, incluso el Portuga llevaba a Zezé de paseo en su auto, además de que Zezé le tomará confianza.
También se verá al joven protagonista vendiendo sus juguetes para poder comprar el papel para hacer un globo, aunque el de este pequeño niño será destruido por no obedecer a su hermana Jandira cuando le llamó para ir a comer, este se enoja y le llama vagabunda, entonces ella comenzará a golpearlo reiteradas veces por decirle esto, incluso su hermano, Totoca, viene a retarle.
Debido al daño que le causo su hermana tuvo que faltar por cinco días a la escuela y tampoco podría ir a ver a su buen amigo, el Portuga, ya que también sería testigo del daño que sufrió su joven amigo. 
El propio protagonista nos contará que incluso tiene miedo hasta de jugar por miedo a que su padre cumpla lo prometido, matarle de una paliza si vuelve a insultar a su hermana Jandira.
Ese mismo día Zezé vio a su padre muy triste por el hecho de que lo rechazaban en todos los trabajos a los cuales se postulaba, por ello el niño creyó que si cantaba una canción de las cuales Chico Viola tocaba y cantaba junto a él se animaría, entonces decidió cantarle la canción que  habla de poseer a una mujer desnuda, así que su padre lo castiga para que no vaya cantando este tipo de cosas que se consideran obscenas para un niño de su edad, aunque la paliza fue tal que Zezé jamás lo va a perdonar y decide matarlo, matarlo con el corazón.
Entonces Zezé se encuentra con su amigo, el Portuga y le pide ir a dar una vuelta en el auto para poder comentarle todo lo que le sucedió y la razón por la cual estuvo ausente e incluso menciona la parte de matarle, pero con su corazón y ambos deciden hablar como si fueran dos personas adultas, incluso su amigo le recuerda a Zezé que a pesar de todo lo que su familia le hace le quieren mucho y no debe pensar en morirse.  Esta amistad llegó tan lejos que incluso Manuel y José fueron de pesca juntos y el pequeño le pide que lo saque de su casa, que lo salve de todo lo que está pasando, pero como él no puede quitárselo a sus padres le jura que lo tratará como si fuese su propio hijo.
Y el tren Mangaratibia terminó con esta amistad ya que el automóvil de el Portuga se estrelló contra este y Manuel murió. Así Zezé aprendió lo que era el dolor al punto de que pasó tres noches y tres días en cama, sin comer ni beber y haciendo mucha fiebre, inclusive todos sus amigos vinieron a verle, pocos días después se recuperó, pero ya nada sería igual, porque el pequeño debía fingir ser feliz y todo aquel mundo imaginario para su hermano pequeño, ni siquiera le puso de buen humor que su padre haya conseguido trabajo y por fin lograran prosperar. Y como si fuera poco, también cortaron la planta de naranja lima del joven.



Argumento del libro:



El libro se divide en dos partes, la primera llamada "En navidad nace el Niño Diablo" y posee cinco capítulos en los cuales tendremos una introducción a la vida de Zezé.
Capítulo 1: El descubridor de las cosas.
Zezé venía caminando junto con Totoca y hablando sobre temas de la vida,Zezé estaba muy contento ya que estaba haciendo lo que más le gusta, aprender de la vida, aunque el pequeño protagonista siempre estaba aprendiendo sin siquiera salir de casa, aunque cuando sus aprendizajes fallaban y ocasionaban algún problema se encontraría en problemas y se llevaría unas cuantas nalgadas.
Hacia tiempo que el pequeño no tenía un castigo, pero cuando descubrieron todo se llevó un buen castigo, incluso le llamaron diablo, malvado o gato vagabundo de mal pelo.
A Zezé le gustaba cantar, pero como estaban en la calle no se atrevió a cantar en público, aunque también quería silbar, pero no podía hacerlo como lo hacia su hermano mayor, así que decidió cantar para sus adentros la canción que su madre solía cantarle cuando era muy pequeño mientras se encargaba de las tareas del hogar y de lavar la ropa de otras familias para tener un ingreso extra en la casa, esto hizo que el pequeño se perdiera entre sus recuerdos y su hermano mayor tuvo que sacarlo de su trance.
Totoca estaba enseñándole a Zezé a cruzar las calles sin miedo, ya que debía de ser un hombrecito y no temerle a los camiones, automóviles, carros y bicicletas, él tenía miedo pero no lo quiso demostrar, finalmente junto con su hermano mayor cruzaron corriendo la carretera de Río- San Pablo.
Totoca y Zezé van de camino a conocer la nueva casa a la cual deberán mudarse por los problemas económicos que atravesará la familia, durante el trayecto irán conversando acerca de la edad de la razón ya que el tío Edmundo se lo fue comentando a su sobrino ya que es un niño bastante precoz a la hora de adquirir conocimientos, a lo cual Totoca le responderá que el tío Edmundo es un bobo y siempre está metiendole ideas en la cabeza, a lo cual su hermano pequeño le retrucará que su tío es sabio y que él de grande desea ser como su tío, pero a diferencia de él usará una corbata de "moñito" ya que es utilizado por los poetas. Aunque a diferencia de la película el joven utilizará una mala palabra para referirse a su tío como "un hijo de puta" por lo cual Totoca debe rezongarle.
También el pequeño le contará a su hermano que a pesar de que su tío esta medio loco no es malo, ya que solo lo nalgueo una vez y no fue con fuerza, aunque el niño creía que lo tenía merecido ya que había hecho una travesura. Esto también lo llevó a preguntarle a su hermano si los niños eran jubilados, debido a que solo descansaban, comían y dormían, pero su hermano con muchísima paciencia le contó porque su tío Edmundo ganaba dinero "sin hacer nada".
Por fin llegan a la casa a la cual se mudarán y Zezé le preguntará a su hermano mayor porqué deben mudarse a este nuevo lugar, a lo cual su hermano le dirá que mudarse siempre es bueno y que debería de dejar de ser tan curioso y preocuparse más por los problemas que ocurren dentro del núcleo familiar, el problema es que su padre debe tantos meses de alquiler que les están dando el desalojo y ahora todos en la familia deben trabajar para poder pagar la nueva casa a la cual deberán irse. Su hermano le dice que no piense en este asunto ya que él es muy joven y no debe de pasar por estas cosas y que él, por ser el más grande de los tres varones de la casa irá a ayudar a misa para poder aportar un ingreso al hogar.
Zezé se preocupa mucho por las "leonas" de la casa a lo cual Totoca con mucha paciencia y alegría le contesta que él se encargará de desarmar el gallinero y traerlo para la nueva casa, por ende, el zoológico seguirá estando para que Zezé pueda disfrutarlo junto con Luis. Luego de esto ambos hermanos empezaran a discutir porque el protagonista sabe leer, y al parecer lo descubrió por cuenta propia, él solito, sin ayuda de nadie; entonces él le contará a su hermano mayor cuando logró descubrir que sabía leer, se encontraba en casa de tío Edmundo y Dindinha, mientras este leía el diario Zezé comenzó a hacerle preguntas relacionadas a la lectura, como por ejemplo a que edad se solía comenzar a leer, por eso le realizó una apuesta, si el lograba leer el tío Edmundo le compraría su Rayo de Luna, un caballito de madera, llegó el día tan esperado por Zezé, el viernes su tío cobró y ya poseía a el caballito de madera que le fue pedido por su pequeño sobrino, pero antes de entregárselo lo hace cumplir su parte del trato, leer sin ayuda de nadie; su tío tomará el periódico y buscará en el algo para que el pequeño pudiera leer, este supera la prueba sin ningún problema, su tío queda tan sorprendido que llama a Dindinhia para que vuelva a leer el periódico delante de ella, a lo cual menciona que el mundo está perdido. Y su tío que está muy orgulloso de su pequeño le dice que va a llegar muy lejos ya que no es por nada que se llame José.
Capítulo 2: Una cierta planta de naranja-lima.
Aquí Zezé contará como cada uno de sus hermanos debería hacerse cargo de uno menor, también cuenta que tenía dos hermanitos muy parecidos a sus mamá, pero él nunca llegó a conocerlos, solo sabía que eran dos pequeños indiecitos Pinagés, morochos y de cabello muy oscuro, la niña se llamaba Aracy y el niño Jurandyr.
El pequeño Zezé se hacía cargo de Luís desde que este último dejó de ser un bebé, para su suerte el pequeño era muy obediente y tranquilo, siempre lo entretenía jugando al zoológico imaginario, lo lleva a ver a varios animales, mientras esto ocurría su hermana Lalá ya estaba mirándolo para castigarle con unos buenos chancletazos por ser un pequeño diablo y no se iría de ahí sin aprender la lección. Como la película es bastante fiel a el libro también se verá a Zezé con mucha paciencia cumpliendo todos los caprichos de Luís, desde llevarle a ver a las leonas, aves, serpientes, cocodrilos e incluso al igual que en la adaptación le cantó todo lo que le pidió.
Hasta que se cansó de la mirada de su hermana Lalá y decidió no huir de su castigo, los chancletazos.
La madre de Zezé decidió que sería buena idea llevar a los jóvenes a conocer su nuevo hogar, Totoca se llevó a su hermano menor lejos y le dijo que si contaba que ellos ya conocían la casa lo iba a golpear, pero el joven nunca tuvo esa idea en mente, en el trayecto su madre les contó que tenían hasta dos días después de navidad para mudarse.
Al llegar a la casa, Gloria irrumpió corriendo al jardín para abrazar a una "mangueira", árbol de fruta que da la manga, todos los hermanos tomaron un árbol a excepción de Zezé que no encontraba el suyo y acudió a pedirle ayuda a su hermana, esta le llevó a ver a la planta de naranja lima y el pequeño se sentirá triste, pero su poderosa imaginación hará que él crea que su planta se comunica con él, esto genera un vínculo muy especial entre ellos, por esto Xururuca le invita a subirse a una de sus ramas y va a darle la idea de balancearse para poder recrear el movimiento de un caballo. Y así comenzará una de las amistades más importantes del libro.
Capitulo 3: Los flacos dedos de la pobreza.
Este capítulo comenzará con el joven protagonista charlando con su tío sobre los temores de la mudanza, el problema es que Zezé teme que al mudarse pierda a uno de sus amigos, el murciélago Luciano ya que no podrá encontrarlos, pero el pequeño tuvo una gran idea, contarle al pequeño animalito la dirección y el numero de la casa para que de esta manera pueda encontrarle más fácil; incluso su tío Edmundo le contó sobre el sentido de orientación de los animales, para que este pudiera quedarse tranquilo de que Luciano no fallaría en la contienda de volver a encontrarse con el pequeño.Luego de que Zezé logró resolver sus dudas salió a la calle para contarles la buena noticia, que por fin se iría del barrio, todos los vecinos le saludaron y felicitaron por este nuevo progreso para la vida de la familia de Vasconcelos, aunque otros vecinos estaban aliviados de que se iban a librar del diablo de Zezé; incluso su amigo Biriquinho no se sorprendió mucho por esta noticia que le dio su amigo.
Este último le comentó que mañana a las ocho, en la puerta del Casino Bangu estarán repartiendo juguetes, así que el pequeño iría allí junto con su hermano Luis para que ambos pudieran recibir un regalo por navidad.

Con esta idea en mente Zezé volvió a su casa y habló con Gloria para que lo llevase hasta el casino junto con su hermano y así poder recibir sus juguetes, pero esta se niega ya que debe de preparar muchas cosas para la mudanza y vigilar la comida. Pero el pequeño ya sabía como conseguir lo que quería con su hermana Gloria, por eso se dedicó a esperarla en todas las partes de la casa que iba, para que se topara con él y con su mirada perdida, ya que esto surtía mucho efecto con ella. Finalmente Gloria no lo soportó más y echó a Zezé de la casa, pero este no se dio por vencido y continuó mirándola de igual manera desde las ventanas de la casa, por esto terminó cerrando todas las cortinas de la casa.
El pequeño por fin se dio por vencido y decidió salir a la calle a jugar, en dónde vio a Nardinho que se encontraba jugando con un carrito hecho con una caja de fósforos pero tenía a un abejorro atado en ella, entonces Zezé decide cambiárselo por tres figuritas.
Vio a sus hermanas muy ocupadas y decidió preparar al pequeño Luis para llevarlo al Casino por cuenta propia, por ello lo lleva a orinar en una planta, para luego comenzar a vestirle y por último le peina con grasa. Ya finalizado con su hermanito, Zezé comienza a arreglarse el mismo para poder acompañarle. Minutos después llegó Gloria y el protagonista haría un último intento para poder persuadirle y que le llevase a buscar esos obsequios, pero esta volvió a repetirles que no podría llevarles y por ello Zezé se compromete en ser él mismo quién vaya solito con Luis a buscar sus obsequios y presumió de tener una muy buena orientación para poder arreglárselas por cuenta propia. Gloria les prometió que les dejaría ir después de que desayunaran café con pan y si pasaba alguien conocido les pediría que alguien los acompañara para que se quede tranquila. Para la suerte de ambos niños pasó don Pasión, el cartero. Este hombre los lleva consigo casi hasta la carretera de Río - San Pablo, pero luego se deshizo de ellos con la excusa de que le estaban retrasando y dejó a dos pequeños niños e indefensos.
Pero Zezé no dejó que esto lo desanimara, todo lo contrario, siguió su camino para no defraudar a su pequeño hermano, pero Luis ya estaba cansado y esto hizo que comenzaran a caminar más despacio e incluso el pequeño tuvo que cargar a su hermano menor, también comenzó a quejarse de que le dolía un pie, a pesar de todo esto lograron llegar, pero para su desgracia ya eran las ocho y el encargado de el Casino, don Coquito ya se encontraba cerrando las puertas cuando estos dos pequeños irrumpieron en escena preguntando si no había quedado aunque sea un solo juguete para el pequeño Luis, pero para su desgracia no había quedado nada, se les hizo muy tarde.
El pequeño Luis junto con su hermano mayor se sentaron a descansar pero Zezé estaba muy decepcionado, el pequeño estaba triste, incluso comenzó a hacer pucheros, tenía sed y también comienza a llorar. El pequeño Zezé intentará consolarlo diciendo que los reyes no lloran y mucho menos en la calle, delante de la gente; por fin el pequeño consigue animar a su hermanito ofreciéndole como regalo de navidad a su caballito, Rayo de Luna, pero luego de que Totoca le cambie la cola, pero finalmente el pequeño no aguanta más y rompe en llanto.
Al día siguiente veremos a Zezé hablando con Totoca sobre la casa nueva, específicamente sobre las visitas de Zezé a Xururuca o Minguito, y mientras su hermano mayor arreglaba el cuerpo de Rayo de Luna el hermano menor comenzó a preguntarle si creía que esta navidad recibiría algo, pero Totoca comenzó a explicarle que debería de ser como él, nunca esperar nada, así no recibiría ninguna decepción. Esto los llevó a hablar de sus hermanas y el pequeño Luís, incluso de sus dos padres, Totoca afirmaba que todos eran muy buenos, con sus excepciones pero cuando Zezé preguntó por su padre este le contestó que él debería de haber sido el malvado de la familia, como él porque nunca tenía suerte, esto lleva a que el pequeño le pregunte a su sabio hermano mayor por que el niño Jesús era tan malo con ellos si todos en la familia eran tan buenos, lo cual genera que su hermano mayor comience a ponerse emotivo y casi al borde del llanto decide no contestarle lo que piensa a Zezé, ya que esto sería pecado.
Por fin llegó la Navidad, una noche triste, demasiado triste, nadie habló con nadie durante la cena, Zezé lo describió como el velorio del niño Jesús y no su nacimiento.
Su padre apenas probó bocado e incluso se retiró sin decir nada a nadie, su tía Dindinha comenzó a llorar y le dijo al tío Edmundo que ya era hora de irse, aunque este antes de marcharse le dio algo de dinero a Totoca y Zezé, este último le abrazó en agradecimiento por ese detalle.
La madre de los jóvenes también se fue, Zezé sospechó de que en realidad debería de estar encerrada en su cuarto llorando para que nadie la viera, y durante toda la noche se mantuvo ese clima triste. Pero Zezé, como cualquier niño de su edad no perdió la fe y dejó sus zapatillas en la puerta, tal vez a la mañana siguiente ocurriera un milagro y hubiera algo solo para él esperándole.
La mañana llegó, Zezé se despertó y llamó a Totoca para que fuera con él, pero al abrir la puerta descubrió la realidad, allí no había nada, el pequeño decepcionado no midió sus palabras y en voz alta comentó que era una desgracia tener un padre pobre, pero para empeorar las cosas su padre estaba allí y lo escuchó. El pequeño comenzó a sentir muchísima culpa y su hermano mayor comenzó a retarle por ser un niño tan malvado, Zezé no sabía como reaccionar ni que hacer hasta que su talón tocó la caja para lustrar zapatos y tuvo una idea que le pareció genial.
Con su caja de lustrar en mano y la pomada para lustrar que tomó prestada de Totoca, Zezé emprendió su viaje por las calles de la ciudad, mientras caminaba veía a todos los niños felices con sus regalos de navidad, pero como ningún hombre adulto estaba por las calles decidió ir hasta el bar "Miseria y Hambre", pero allí todo el mundo iba en chancletas, descalzo o en pantuflas; entonces decidió irse hasta la escuela pública y detenerse allí para probar suerte, dejó el cajoncito y como estaba decepcionado escondió su rostro entre sus piernas, para la suerte de Zezé se apareció don Coquito, el cual le pidió que lustrara sus zapatos, el joven lo hizo y consiguió cinco cruzeiros, como se sintió algo mejor al tener ese dinero en el bolsillo decidió ir hasta un poste de la Río - San Pablo, allí Zezé comenzó a pregonar que lustraba zapatos, hasta que vio a una mujer muy elegante junto con sus hijos sentada en el automóvil y esta le regaló otros cinco cruzeiros. Esto aún era poco dinero para que el joven pudiera adquirir los cigarrillos que quería comprarle a su padre por navidad, por ello decido que de todas maneras pasaría por el "Miseria y Hambre" ya que tal vez le dejen pagar lo que le falta más adelante, pero en su trayecto se encontró con una media de mujer que le serviría para usarla como serpiente, y también vio que en la casa cerca de Villas-Boas vio a Sergio andando en su regalo por navidad, una bicicleta nueva, ambos niños se pusieron a conversar lo que recibieron para navidad, cuando Sergio se enteró de lo mal que la pasó su amigo Zezé le invitó a pasar a su casa y comer algo, o incluso llevarse algo para comer en su casa, el joven decidió ayudar a el pequeño y incluso le quiso dar diez cruzeiros por lustrar sus zapatos, pero este otro se negó y al final optó por tomar el dinero prestado y devolvérselo más adelante, con bolitas.
Por fin el joven tenía veinte cruzeiros en su poder, el dinero suficiente para comprar los cigarros para su padre, decidió salir corriendo hacia el "Miseria y Hambre" para no perder más tiempo, después de todo un día de trabajo y con el regalo de su padre en manos decidió volver a su casa, al llegar se encontró a su padre sentado en la cocina, sentado observando a la pared, el pequeño se le acercó, lo llamó y le depositó el regalo en la mano, se dirigió a buscar unos fósforos y le encendió el cigarrillo a su padre, al ver este momento Zezé rompió en llanto recordando el hecho de esta mañana, pero su padre no guardaba rencor con él, incluso lo acunó en sus brazos y le dio de comer ensalada de frutas ya que se pasó todo el día trabajando en la calle sin comer nada.
Capítulo 4: El pajarito, la escuela y la flor.
Por fin la familia de Vasconcelos se mudó a la casa nueva. Zezé se encontraba en un carro junto con don Arístides y su ayudante, allí fue cuándo vio por primera vez al auto de Manuel Valadares. 
Al llegar a la casa junto con ellos le pidieron que no se quedara molestando a los adultos y por ello se fue a jugar con Xururuca e imaginaba que la laguna del fondo era el Río Amazonas y estaba lleno de indígenas, Zezé no había comenzado el juego que don Arístides ya lo estaba llamando para avisarles que debían marcharse, pero el pequeño decidió que se quedaría allí hasta que llegase su madre junto con sus hermanas.
Los primeros días en el nuevo barrio el pequeño se portó muy bien, pero llegó el día en el cual se dejó llevar por sus pequeñas travesuras y tomó la vieja media que había encontrado tirada en la calle, le amarró un hilo en uno de los extremos lo suficientemente largo como para que pudiera moverlo sin ser visto, la dejó en la calle y vio a una mujer embarazada que venía con una sombrilla y una enorme barriga de embarazada. Finalmente se dieron cuenta que el autor de esta travesura fue Zezé y se llevó un castigo y varias nalgadas por ello.
Al día siguiente el joven se despertó temprano para poder espiar y si encontraba a la media volver a guardarla para utilizarla en otra oportunidad, pero no la encontró.  Entonces se dirigió a la casa de su tío Edmundo, este se encontraba tranquilamente en su casa jugando al solitario y fue interrumpido por su sobrino, al parecer su tío siempre solía hacerse el sordo, pero con Zezé no podía resistir por mucho tiempo, esto hará que desarrolle una charla sobre la razón y el pensamiento que se desarrolla de forma tan precoz en el joven e incluso habrá una escena junto con su amigo Xururuca en la cual metafóricamente el pequeño dejará libre a el pajarito que tiene "encerrado" en su cuerpo, finalmente lo libera y quiere llorar, ya que sin el "ave" se siente vació
Al día siguiente Gloria despertó muy temprano a Zezé, lo ayudó a limpiarse las orejas y vestirse, habiendo terminado con esto los hermanos emprendieron el viaje hacia la escuela a la cual el pequeño comenzaría a concurrir con tan solo cinco años, aunque a la hora de inscribirse mintió, afirmó que tenía seis años. Con el pasar de los días el pequeño le contaba sus nuevas aventuras como estudiante a su amigo Xururuca, incluso de el famoso juego que solían hacer con otros niños de la escuela el "murciélago", nombre que se utiliza para los chicos que se suben a un auto sin pagar; y el pequeño niño le contó a su amigo que quería subirse al auto de un hombre muy feo, Manuel Valadares.
Capítulo 5: En una celda he de verte morir.
El pequeño contará los conocimientos que adquiere en la escuela, pero hasta ahora el único día de la semana que conoce es el martes ya que es el día que ve a Manuel en su auto.
El martes decidió hacerse la "rabona", es decir, faltar a clases, para poder jugar a el "murciélago" en el auto de Manuel, pero también aprovechó para pasar por la iglesia, Zezé le pidió a Zacarias, el párroco, si podría darle las velas que ya no se utilizarían para poder encerar el hilo de su cometa a cambio de ir a ayudarle en las tareas todos los jueves por la tarde, pero en realidad el pequeño niño travieso ya tenía otro plan para los cabos de las velas
Ya con su botín en mano el joven salió a la calle notó que aún tenía tiempo para realizar su travesura, entonces corrió hasta el Casino y embarró la vereda con la cera de las velas, cruzó a la vereda de enfrente y se sentó a esperar que alguien cayera gracias a su travesura, cuando comenzó a perder las esperanzas ocurrió y quién cayó fue doña Corina, la madre de Nanzarena, amiga de la madre de Zezé y su hermana Gloria. Para la suerte del pequeño un vecino que se enteró de que fue él no le delató, pero le pidió que no lo volviese a hacer ya que podría haber terminado en una desgracia.
Luego de esta pequeña travesura Zezé continuó sus aventuras en la calle y comenzó a seguir a un cantante, aquí al igual que en la adaptación cinematográfica el pequeño lo convencerá para poder cantar junto a él y ayudarle mientras vende los folletos, el único pago que recibiría el pequeño sería aprender a cantar y a veces algún folleto para su hermana Gloria. Segunda parte: fue cuando apareció el Niño Dios con toda su tristeza.
Capítulo 1: El murciélago.
Zezé estaba desayunando y su hermana Gloria reñía con él para que terminara de vestirse y así podría ir a la escuela. Cuando el pequeño ya estuvo listo partió junto con su hermano mayor, Totoca, rumbo al colegio, pero lo que Gloria no sabía era que a veces se separaban y Totoca se adelantaba para ir sin su pequeño hermano, lo cual le daba a Zezé el placer de sentirse cómodo y ser el pequeño niño Diablo del que tanto se quejaban todos.
La actividad favorita de el pequeño cuando quedaba solo era jugar a el "murciélago", como dije mucho más arriba, el juego constaba en subirse a un auto o vehículo en movimiento y viajar gratis. Zezé era el mejor en ello, incluso se había subido a casi todos los autos, con excepción de el auto lujoso de Manuel Valadares, pero esto pronto iba a cambiar, incluso el pequeño le contó muy emocionado su plan a su amigo Xururuca. Ese mismo día Zezé supo que estaría su oportunidad para subirse al último auto que le faltaba, Zezé salió corriendo en cuanto vio el auto de Manuel estacionado, el joven, confiado de que este estaba en movimiento no prestó atención a que el motor estaba apagado hasta que fue descubierto por el mismísimo Manuel que lo bajó de un tirón en la oreja, también le dio una sola nalgada por lo que había hecho, Zezé luego de esto se fue muy dolido, no por la nalgada, sino que por la humillación y decidió irse a lavar. Estando sentado pensando en como haría ahora para pasar por el "Miseria y Hambre" sin que los adultos se burlen de él es interrumpido por su hermano mayor, Totoca, que se ha metido en un lío y hará que su hermano menor pelee por él.
Zezé comenzó a contarle la historia de su fracaso a Xururuca, al principio comenzó a desahogar toda su rabia conversando con su amigo, pero luego comenzaron a hablar de otras cosas más triviales hasta que fueron interrumpidos por Luís que quiso jugar con su hermano mayor.
Capítulo 2: La conquista.
Zezé nos contará que llevaba días escondiéndose de el Portuga, Manuel Valadares,pero esto se tornó inútil, al fin y al cabo la calle es corta y la gente siempre habla, incluso sobre la situación de el pequeño travieso al cual solo identifican como "El chico de don Pablo" para ir a acusar sus travesuras.
Aunque Zezé dejó de jugar al Murciélago, al parecer la humillación y el tirón de orejas por parte de Manuel fue más que suficiente para el pequeño.
En este capítulo veremos al joven Zezé decorando y jugando con Xururuca, como por ejemplo algo que le gustaba mucho hacer era tomar hilo, tapitas de botellas y agujerearlas para luego atravesarlas con el hilo e utilizarlas para colgarlas en su planta de naranja-lima. Y nos describirá con mucho detalle las aventuras que imagina con Xururuca.
Ese mismo día Zezé volvía por la carretera de Río-San Pablo, y allí lo vio, al Portuga, que se dirigía por allí y al ver a el joven travieso le tocó la bocina tres veces, pero el joven hizo fuerza para ignorarle.
El joven también le contará esto a Xururuca para desahogarse, pero se verá tentado por el árbol de guayabas del vecino, entonces decidirá que es una buena idea saltar al otro lado del jardín y robarlas de dicho árbol; pero el plan del joven falló y lo descubrieron, en vez de inventarse una excusa Zezé saltó al otro lado y se lastimó el pie. Pero conociendo a su familia si alguno se enteraba seguramente le castigarían, por lo cual deberá esconderlo, aunque Gloria lo descubre y se preocupará mucho debido a las manchas de sangre que está dejando Zezé en el suelo, pero su hermana le ayudó a ocultar todo e incluso esa misma noche le defendió delante de toda su familia ya que en solo un día al pobre niño le habían dado tres palizas, eso alegró mucho al pequeño que escuchaba todo desde su cama.
Al día siguiente, el pequeño niño se las estaba arreglando para llegar a la escuela con su pobre pie lastimado, pero se le estaba dificultando mucho caminar, en ese momento justo apareció el Portuga, el cual se ofreció a llevarlo hasta la escuela para que no caminara, pero durante el trayecto a esta cambió de opinión y lo llevó para que un médico le tratase la herida. Y este fue el comienzo de la amistad de Manuel y Zezé.
Capitulo 3: Conversaciones de aquí y allá.
Zezé compartirá con Xururuca todo lo que piensa de el Portuga, la impresión que le dio la enorme casa de el hombre y también se puede notar la admiración que este siente por el mayor, incluso mucho mayor que la que profesa a su padre.
En este capítulo básicamente veremos a Zezé paseando en el auto junto al Portuga pero manteniéndose oculto para que nadie sepa de su secreto. Básicamente se podría decir que el auto se volvió un lugar seguro para el pequeño en el cual podría hablar sin tapujos junto con su nuevo amigo sobre todos los temas que se le ocurran.
Capítulo 4: Dos palizas memorables.
Este capítulo comenzará con Zezé aprendiendo a hacer un globo como los que hace su hermano mayor Totoca, pero este último le dijo que si no aprendía como se hacían comenzaría a pedirle cosas a cambio de las cometas, dominado por la idea el pequeño comenzó a vender bolitas y figuritas para poder comprar los materiales para construir su propia cometa.
Por fin con todos los materiales en mano el niño se dirige a su casa para ponerse manos a la obra, el pequeño debido a su emoción siquiera tenía ganas de ir a comer, lo cual le genero problemas para con su hermana mayor, a la cual llamo puta y esta decidió que aprendería la lección al darle una paliza, la paliza fue tal que Zezé no paraba de sangrar e incluso escupió un diente, para su suerte Gloria apareció para defenderlo.
Por eso el pequeño niño no pudo concurrir a clases, nadie quería que lo vieran en tal estado, y la paliza llegó ese mismo día, el pequeño al ver a su padre tan abatido en la casa sin poder tener éxito en la búsqueda de trabajo tuvo la idea de animarlo y comenzó a cantar una canción que hablaba de una mujer desnuda, el padre llamó la atención del pequeño y comenzó a hacerle repetir la canción mientras lo abofeteaba con fuerza e incluso se desabrochó el cinto para continuar pegandole al pequeño; esta vez volvió a ser Gloria quién irrumpió al rescate de Zezé, pero esta vez el pequeño incluso ardía en fiebre y se desmayó.
Capítulo 5: Suave y extra - o pedido.
Zezé tuvo que tener una semana de reposo para volver a quedar recuperado, entonces decidió ir al "Miserya y Hambre" para poder ver a su amigo el Portuga y efectivamente, estaba allí.
Básicamente en este capítulo Zezé pasará todo el día contándole que le pasó a su amigo Portuga, pasearan por las calles de tierra, pararan a descansar e incluso irán a pescar juntos, para mi aquí se produce un encuentro muy emotivo entre ambos en dónde Portuga le pregunta a Zezé si gusta ser su hijito, pero el hombre sabe que la familia nunca se lo dará y por ende será su hijo adoptivo.
Capítulo 6: De pedazos y pedazos se forma la ternura.
Aquí se verá a Zezé sumamente abatido, se encontraba hablando con Xururuca, sumido en su mundo hasta que Totoca lo irrumpió para pedirle dinero, a cambio de información.
El pequeño aceptó y le confesó a su hermano que su padre ya había conseguido trabajo y dejarían de ser pobres, aunque esto no puso feliz a Zezé, básicamente no le importó, al final terminó dándole el dinero al abusivo de su hermano mayor.
Zezé no podía concurrir al cine por un año ya que una vez hizo una travesura y le prohibieron la entrada, pero en compañía de el Portuga consiguió ir al cine, a ver la película de Tarzan.
Capítulo 7: El Mangaratibia.
El pequeño Zezé se encontraba tranquilamente en clases hasta que uno de sus compañeros irrumpió en esta comentando que hubo un accidente, el coche de Manuel Valadares fue embestido por el Mangaratibia, la maestra intentó retener a el pequeño para que no fuese a ver esa terrible escena pero a la salida del colegio Zezé estaba destrozado por la perdida de su mejor amigo, al punto de que estuvo durante tres días y tres noches sin conocimiento, poco a poco Zezé fue mejorando y consiguiendo comer, así fueron pasando los días y el pequeño fue haciendo progresos de manera muy lenta e incluso estaba triste, porque Xururuxa también estaba creciendo y las flores blancas que comenzó a dar eran el fin de esa bella amistad.
Capítulo 8: son tantos los viejos árboles.
Por fin el padre de Zezé habría conseguido un trabajo estable, pero esto a ese pequeño niño ya no le importaba, las promesas de su padre biológico no significaban nada para el niño, no después de tantos malos tratos de parte de toda su familia, para él su padre había muerto a manos del Mangaratibia.
Y su padre aprovechando este momento también le contó a Zezé que cambiarían de casa y sería el primero en escoger un árbol para el solito, ya que su planta de naranja lima sería cortada para la nueva carretera. Pero al pequeño esto ya no le importaba, hacia una semana que su planta de naranja lima murió.


Después de tres meses sin este tipo de post vuelvo a inaugurarlo, prometo que compensaré los tres meses que los tuve sin mi sección favorita.

En este caso el ganador es nuevamente el libro, pero por una gran diferencia, por el hecho de que en el libro todo es más crudo e invita al lector a reflexionar, incluso se puede sentir un montón de emociones por culpa de un pequeño niño que solo buscaba amor, comprensión, cosas básicas pero muy importantes a la hora de educar a un niño de tan solo cinco años.
El libro es sumamente desgarrador comparado con la película ya que hay una mayor descripción de las escenas y la descripción que utilizan a la hora de comentar las palizas brutales que le daban a Zezé... Sin dudas este no es un libro para cualquiera, hay que tener un corazón muy fuerte para atreverse a leer esta novela de Vasconcelos.

Espero que hayan disfrutado de este post tanto como yo al hacerlo.





8 comentarios:

  1. Hola! Sinceramente, tengo esta novela pendiente, así que tampoco vi la película y no pienso hacerlo hasta leer el libro. Gracias por el post!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      No te vas a arrepentir de darle una oportunidad, yo hace tiempo tengo pendiente el segundo, pero no sé si estaré preparada para saber que fue de la vida del pequeño Zezé.

      ¡Un abrazo y un beso!

      Eliminar
  2. ¡Hola! Me han atrapado tus palabras. Sinceramente, no conocía el libro ni al autor. De seguro les dé una oportunidad. Soy de mirar muy pocas películas basadas en los libros que leo, pero depende que tanto me guste el libro.
    ¡Gracias por compartir el argumento de ambos!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Este libro sin dudas va a lograr cautivarte muchísimo, la película es bastante fiel al libro pero sinceramente en lo personal siempre voy a preferir el libro, siento que puedo interpretar mejor los sentimientos que el autor busca contarnos acerca de su vida.

      ¡Un abrazo y un beso!

      Eliminar
  3. ¡Shio! A este libro lo quiero leer hace bastante y lo sabes, y con este post quede con el hype a mi. Realmente desconocía la película hasta que me dijiste hace un tiempo que tenía una. Voy a tratar de leerlo cuanto antes, después te contaré.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Gian!
      Lo sé tan bien que tengo que prestartelo, jajaja.
      Te conté que son dos, pero no me animé a hacer la película vs el remake así que lo enfrenté a la novela.

      ¡Un abrazo y un beso!

      Eliminar
  4. Hola Gio! amo el libro y vi una peli pero no es esa y aunque el actor que protagoniza al Portuga es el que me había imaginado mientras lo leía deja de lado una de las escenas que más me conmovió que es la de los juguetes de navidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lau!
      El libro es hermoso, todavía tengo que ver la versión del 2012 para ver que tal está.
      La escena de los juguetes es desgarradora en el libro y en la adaptación vieja sin dudas supieron captarlo.

      ¡Un abrazo y un beso!

      Eliminar